Mejores Cámaras Acuáticas

La fotografía subacuática es un tipo de fotografía muy especial que reúne a muchos entusiastas de todo el mundo, pero no siempre es fácil encontrar la mejor cámara acuática para satisfacer todas las necesidades.

En esta guía hemos decidido seleccionar para las mejores cámaras dedicadas a las tomas de fotos y vídeos durante inmersiones de cualquier tipo, donde fundamentalmente deben soportar con garantías la presión del agua y mantener su interior totalmente seco.

A la hora de elegir una cámara acuática, normalmente miramos hacia cámaras compactas capaces de soportar ciertas profundidades. Este tipo de cámaras compactas, resistentes a todo y se caracterizan precisamente por su capacidad de adaptación a diferentes situaciones, resistiendo al agua y a las caídas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también existen alternativas válidas para este tipo de fotografía, ante todo la posibilidad de utilizar una cámara de acción para bucear hasta determinadas profundidades.

Comparativa Mejores Cámaras Acuáticas Buenas y Baratas

CÁMARA
Nikon Coolpix W300 - Cámara compacta de 16 MP (WiFi, Bluetooth, 4K UHD, CMOS, Nikkor, SnapBridge, Videos Time-Lapse, reducción de la vibración, AF, TFT LCD) Amarillo - Kit con mochilla
PESO
998 g
RESOLUCIÓN
16 megapíxeles
PÀNTALLA
TFT LCD 3 PULGADAS
ESYABLIZADOR DE IMAGENES
CALIFICACIONES
-
PRECIO
desde 395,95 EUR
OFERTAS
CÁMARA
Nikon COOLPIX W100 - Cámara digital (13,2 MP, 4160 x 3120 Pixeles, 1/3.1", CMOS, 3x), Azul
PESO
177 gramos
RESOLUCIÓN
13,2 megapíxeles
PÀNTALLA
TFT 2,7 pulgadas
ESYABLIZADOR DE IMAGENES
CALIFICACIONES
PRECIO
151,95 EUR
OFERTAS
CÁMARA
Fujifilm FinePix XP90 - Cámara digital compacta de 16 MP (sensor BSI-CMOS, zoom óptico 5x, gran angular de 28 mm, pantalla LCD de 3", estabilizador de imagen, ISO 6400, Full HD, WiFi), amarillo
PESO
204 g
RESOLUCIÓN
16 megapíxeles
PÀNTALLA
LCD 3 pulgadas
ESYABLIZADOR DE IMAGENES
CALIFICACIONES
PRECIO
desde 139,00 EUR
OFERTAS
MEJOR CALIDAD PRECIO
CÁMARA
Olympus TG-5 - Cámara Digital (ultraresistente, Sumergible, Vídeos en 4K, 4 Modos de Macro, WiFi Integrado) Color Negro
PESO
250 gramos
RESOLUCIÓN
12 megapíxeles
PÀNTALLA
3 pulgadas
ESYABLIZADOR DE IMAGENES
CALIFICACIONES
PRECIO
desde 399,00 EUR
OFERTAS

¿Cuál es la mejor cámara acuática del mercado?

No todas las cámaras subacuáticas funcionan de la misma manera, muchas tienen algunas características básicas en común, pero sólo unas pocas garantizan un disparo perfecto con un alto índice de reproducción teniendo en cuenta las condiciones en las que se realiza.

Estudiar, comparar modelos, documentarse y cotejar opiniones, es la mejor manera de invertir bien el dinero, centrándose en el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

Pero, para aquellos que no tienen mucho tiempo,  pueden echar un vistazo a los mejores modelos de este año…

Top 5  Cámaras Acuáticas más vendidas en Amazon…

Guía de Compra – ¿Qué tener en cuenta antes de elegir una cámara acuática?

Protecciones y estructura

Antes de entrar a analizar cuáles son los factores decisivos a terner en cuenta a la hora de decidir cuál cámara acuática comprar, nos gustaría señalar que sólo tratamos aquí con cámaras compactas diseñadas especialmente para el buceo: si lo que te interesa es una cámara de acción, recomendamos leer nuestra guía de compra.

Dicho esto, los que buscan una cámara subacuática deben tener en cuenta, en primer lugar, la estructura de la máquina: evaluar su grado de protección, hasta dónde puede llegar, si también es resistente a las heladas, golpes, etc. y, en segundo lugar, otros aspectos como el tamaño, el peso y las medidas de la pantalla.

Protecciones

El aspecto más importante es sin duda el de las protecciones, que son esenciales para determinar hasta qué punto la cámara subacuática puede soportar realmente condiciones extremas. A este respecto, hay cuatro características a tener en cuenta: profundidad de inmersión, protección antichoque, protección contra las heladas y protección contra la filtración de polvo. A continuación presentamos algunos datos de referencia para cada uno de estos aspectos:

  • Profundidad: El buceo puede variar desde un mínimo de 25 m hasta un máximo de 120 m.
  • Protección contra las heladas: no siempre está presente, cuando se permite soportar temperaturas de hasta -10 °C.
  • Protección antichoque: se indica por la altura de caída que puede soportar la máquina, y puede variar entre 1,5 y 2 m.
  • Protección contra el polvo: no siempre está presente, cuando se asegura que el polvo y la arena no puedan penetrar en la máquina.

Por lo tanto, está claro que, dependiendo de las actividades más o menos “extremas” en las que queremos llevar la cámara acuática, tendremos que considerar cuidadosamente qué modelo podemos seguir.

Estructura

Aunque menos relevante, también vale la pena considerar las características estructurales restantes de una cámara acuática, su tamaño, peso y características de visualización. Hay que decir que la variabilidad en cuanto a tamaño y peso es pequeña: casi todas las cámaras acuáticas  miden alrededor de 11,5 x 6,5 x 3,8 cm, con un peso que oscila entre 120 y 310 gramos.

En la pantalla, sin embargo, hay algo más que decir. Miramos el tipo de tecnología que utiliza, ya sea LCD o OLED: la diferencia entre los dos, más allá del precio (las pantallas OLED son más caras), es que las pantallas LCD pueden ser difíciles de ver a plena luz, mientras que las pantallas OLED son siempre perfectamente visibles en todas las condiciones.

En segundo lugar, la pantalla puede ser más o menos ancha, con una variabilidad que oscila entre 2,7 y 3,3″: claramente una pantalla más ancha es más cómoda, tanto para ver bien lo que se está enmarcando como para consultar más cómodamente los menús.

En algunos casos, se añade una pantalla frontal más pequeña a la trasera para el autodisparador, pero hay que decir que la presencia de una segunda pantalla puede afectar negativamente a la duración de la batería (que veremos más adelante).

Calidad fotográfica

En segundo lugar, si sabemos que la cámara subacuática que hemos elegido es lo suficientemente fuerte para nuestras actividades deportivas, por supuesto que debemos asegurarnos que tome buenas fotos!. Hay una serie de características técnicas que hay que tener en cuenta …

Sensores

En primer lugar, es el tipo de sensor que afecta directamente a la calidad fotográfica. Cabe señalar que prácticamente todas las cámaras subacuáticas están equipadas con sensores pequeños (1/2,3″) y casi siempre del tipo CMOS: como suele ser el caso de las cámaras digitales, son sensores que muestran límites obvios en condiciones de poca luz e ISO alta.

Es un poco mejor en los casos en que el sensor está retroiluminado y puede limitar el “ruido” en las fotos oscuras.

Los megapíxeles del sensor también son importantes, aunque hay que decir que no más píxeles son automáticamente equivalentes a mejores fotos.

Cuanto más denso sea el recuento de píxeles, mayor es el riesgo de que se genere ruido, y que por lo tanto las fotos sean de baja calidad a pesar de un elevado número de píxeles nos hace suponer lo contrario.

Sensibilidad

La sensibilidad de un sensor también es importante, ya que le permite tomar fotografías en diferentes condiciones de luz.

Lo interesante es la amplitud de la gama ISO que ofrece una cámara acuática, ya que una gama más amplia puede ser un indicio de mayor versatilidad. La gama típica oscila entre 100 y 6400 ISO, pero es posible encontrar diferentes combinaciones en la escala que van desde un mínimo de 80 ISO hasta un máximo de 12800 ISO que se encuentran en algunos modelos caros.

Velocidad del obturador

La velocidad del obturador, o tiempo de exposición, es interesante dependiendo del tipo de objeto que queremos fotografiar. La fotografía de un paisaje iluminado por la luna, por ejemplo, llevará mucho tiempo de exposición, especialmente si no queremos aumentar demasiado la ISO y arriesgarnos a obtener una imagen muy perturbada. Por el contrario, fotografiar sujetos en movimiento rápido requiere tiempos de exposición muy cortos.

También en este caso es interesante notar cuáles son las velocidades mínimas y máximas que ofrece una cámara acuática: las combinaciones más comunes son de 1 a 1/1600 s y de 1 a 1/2000 s. Generalmente no hay máquinas de este tipo con tiempos de exposición muy largos: el máximo que se puede obtener es de 8 s. Incluso para las velocidades más altas hay pocas excepciones, con picos de 1/4000 s.

Apertura

Abrir la lente es interesante porque la posibilidad de tomar diferentes tomas depende de ello. Por ejemplo, para panorámicas y escenas completamente enfocadas en general, se requiere una pequeña apertura, mientras que los retratos y otras tomas con fondos borrosos requieren una gran apertura.
Las cámaras de buceo no suelen ser particularmente versátiles en este frente, sin embargo, la apertura máxima puede variar de un modelo a otro: de f/2.0 a f/3.9.

Aumento

Una de las característica de las cámaras subacuáticas que las distingue de las cámaras digitales normales, es el bajo número de aumentos, debido principalmente al hecho de que, para mantener la impermeabilidad, una cámara subacuática no puede tener una lente de gran longitud focal.

De hecho, cuando las cámaras tradicionales casi siempre superan los 8 aumentos, una cámara acuática rara vez sobrepasa los 5, y sólo en muy pocos casos alcanza los 10 puntos. Nos referimos sólo a aumentos ópticos, pero también a aumentos digitales que normalmente no van más allá de 4.

Funciones

Después, una cámara acuática siempre está equipada con una serie de funciones que la hacen más o menos versátil y más o menos fácil de usar.

Dado que estas funciones cubren diferentes características de la máquina, las hemos agrupado en cuatro grupos: funciones relacionadas con fotos, funciones de vídeo, funciones relacionadas con la conexión con otros dispositivos y funciones relacionadas con sensores y receptores integrados en la cámara.

Funciones fotográficas

Las funciones fotográficas más interesantes para evaluar son las “escenas” predefinidas de las que se puede elegir y los efectos que se pueden aplicar a las tomas que hemos realizado.

Las cámaras de buceo son máquinas automáticas, por lo que seleccionan automáticamente los mejores ajustes de ISO, apertura y exposición de acuerdo con el tipo de fotografía que necesitamos tomar.

Normalmente, el selector ofrece la posibilidad de elegir entre el modo completamente automático, en el que sólo tenemos que disparar, y el modo “selección de escena”, en el que le decimos a la cámara de agua qué tipo de fotos vamos a tomar. El número de escenas que se pueden seleccionar puede variar, y mientras más escenas estén disponibles, más versátil será la cámara.

Un ejemplo de los tipos de escenas que podemos encontrar es el siguiente:

  • Retrato: para primeros planos, mantiene el fondo borroso
  • Panorámica: para las vistas diurnas, mantenga toda la escena enfocada.
  • Deporte: disparo rápido para sujetos en movimiento
  • Retrato nocturno: para primeros planos con poca luz
  • Interior: para fotos tomadas en casa.
  • Playa: adecuada para disparos de arena, para contrastar el resplandor del sol.
  • Nieve: para disparos en la nieve, donde el resplandor del sol es muy fuerte.
  • Puesta de sol: para tomas con luz tenue o crepuscular
  • Paisaje nocturno: para tomas en total oscuridad
  • Miniatura: Disparo a corta distancia
  • Comida: un escenario ideal para sacar suculentas fotos de sus platos.
  • Fuegos artificiales: específicamente para recoger fuegos artificiales.
  • Luz de fondo: ilumina al sujeto para compensar la luz detrás de él.
  • Vista general: un modo de disparo para fotografiar panorámicas amplias
  • Retrato Animal: Sigue y concéntrate en los animales que quieres inmortalizar.
  • Buceo: obviamente también existe un modo especial para las fotos submarinas.

Por lo general, entonces es posible aplicar un filtro o efecto a las tomas, a veces antes de disparar, otras veces después de haber sido tomadas.

También en este caso, cuanto más creativo sea el número de efectos disponibles, más creativos podemos ser con nuestras fotos, eligiendo por ejemplo entre blanco y negro, sepia, colores fluor, efecto miniatura, efecto”ojo de pez”, efecto vintage y mucho más.

También podemos encontrar en el mercado, cámaras acuáticas desechables de usar y tirar, o de un solo uso, donde el carrete, la lente y los componentes están integrados en un sólo cuerpo, de forma que al revelar el carrete, la cámara será inservible.Suelen ser bastantes más económicas (entre 9 y 15 euros) pero también de peor calidad fotografica, pero muy divertidas para los niños.Algunos modelos pueden ser interesantes como este modelo desechable de Kodak, sumergible 15 metros y 27 exposiciones, o esta Fujifilm Quicksnap Marine, sumergible 10 metros.

Funciones de vídeo

Además de tomar fotos, todas las cámaras acuáticas también son capaces de tomar videos. Por lo tanto, es interesante evaluar la resolución máxima que se puede alcanzar durante el rodaje: casi todas las cámaras ahora llegan sin problemas a 1080p, a menudo con un par de ajustes de fps disponibles (normalmente 25 y 60), con la posibilidad de elegir una resolución más baja (720p o 480p) para hacer que las películas sean menos engorrosas para la memoria de la cámara.

En muchos casos, también es posible crear  lapse time, es decir, vídeos compuestos por una secuencia de imágenes tomadas a intervalos regulares durante un período de tiempo, con la posibilidad de elegir a qué intervalo se desea filmar.

También es muy importante comprobar que una cámara sumergible está equipada con un estabilizador de imagen: esto sirve para amortiguar las vibraciones durante el rodaje y, por lo tanto, para hacer que la película producida sea más fluida de ver.

Conexiones

Entre las cámaras submarinas de gama media/alta actuales, el uso de tecnologías de conexión inalámbrica está muy extendido para facilitar el intercambio de fotos y películas entre la cámara de agua y otros dispositivos, como teléfonos móviles, tabletas y ordenadores.

Estas tecnologías son más comúnmente WiFi, a menudo también asociadas con NFC para una conexión simplificada a dispositivos Android, o en algunos casos tecnología Bluetooth, que es un poco más cara en términos de batería. Utilizando las mismas tecnologías, algunos modelos también permiten el control remoto utilizando la tableta o el teléfono móvil.

Integración

Por último, las mejores cámaras de fotos sumergibles también se pueden equipar con otras tecnologías muy interesantes. Por ejemplo, la presencia de un receptor GPS permite geolocalizar fotos y películas realizadas, compilando información de latitud y longitud directamente en las propiedades del archivo, pero también para subirlas a un mapa que a veces ya está disponible en la memoria de la cámara.

En algunos modelos también existe una brújula electrónica, con lo que la cámara submarina se enriquece con una función muy útil cuando se practica deportes de naturaleza. En los mejores modelos a veces también puede encontrar un barómetro, altímetro y medidor de profundidad, útil para monitorizar su actividad y completar la información sobre nuestras tomas.

Batería y memoria

Las últimas consideraciones ya no se refieren al vídeo y al rendimiento fotográfico de la cámara subacuática, sino a su alcance y capacidad: estas dos características afectan tanto al tiempo que tendremos antes de tener que parar para recargar la batería o descargar las fotos.

Batería

Las cámaras de buceo tienen casi sin excepción, un paquete de baterías recargables de iones de litio ligero, compacto y que es relativamente rápido de cargar. Su autonomía suele expresarse tanto en el número de fotos que se pueden tomar antes del agotamiento como en minutos de vídeos que se pueden hacer. Las mejores cámaras pueden tomar hasta más de 300 fotosy más de 80 minutos de vídeos, mientras que el extremo opuesto de las máquinas menos eficientes son 210 tomas y 50 minutos de película.

Un cable USB u otro conector generalmente se incluye en el paquete para la carga, y el tiempo requerido para la carga completa puede variar desde dos horas hacia arriba.

Memoria

La mayoría de las cámaras subacuáticas tienen una memoria interna para almacenar fotos y películas. Normalmente no se trata de una memoria muy grande, por lo que sólo permite guardar un número muy limitado de tomas. En el mejor de los casos, la memoria interna puede ser de hasta 500 MB, mientras que en el peor de los casos es inferior a 50 MB o incluso ausente.

Una ranura de expansión de memoria está siempre disponible sin excepción: esto es más comúnmente adecuado para tarjetas de memoria SD, en raros casos MicroSD, cuya capacidad máxima es variable. Se extiende desde sólo 16GB de los modelos de cámara subacuática ligeramente más antiguos hasta 128GB en los modelos modernos. Sin embargo, está claro que se trata de una expansión considerable en comparación con la pequeña memoria interna, por lo que siempre es aconsejable comprar una tarjeta de memoria junto con la cámara subacuática.

Mejores Marcas

La marca es también digna de consideración por una razón muy sencilla: la calidad fotográfica. Los líderes del mercado son las mismos que dominan el mercado normal de las cámaras digitales, a saber, Nikon y Canon. Estas marcas son sin duda las mejores, tanto por la calidad de las lentes y sensores utilizados, sobre todo en sus modelos de gama alta, como por la calidad de los menús y funciones que ofrecen.

Otras marcas famosas también han probado cámaras subacuáticas, como Fujifilm y Panasonic, con buenos resultados. Le recomendamos que elija una cámara subacuática de uno de estos fabricantes para garantizar una buena calidad, durabilidad y servicio postventa: las marcas menos conocidas son más baratas, pero ofrecen menos garantías.

Precios

El precio de una cámara subacuática es importante porque puede darnos una idea inmediata de lo que una cámara puede hacer. No cambia mucho en términos de resistencia, no es obvio que los modelos más caros pueden bajar a profundidades más baja, sino en funciones e integraciones.

El precio más alto de los modelos de gama alta se justifica porque están equipados con conectividad WiFi, receptor GPS y en algunos casos sensores adicionales de presión, altitud y profundidad. Además, los mejores modelos tienen más ajustes fotográficos: una gama más amplia de “escenas” preestablecidas para elegir, más efectos a aplicar, más combinaciones de resolución y fps para nuestros vídeos.

Podemos identificar tres gamas de precios para cámaras subacuáticas:

  • Alrededor de 150 €: precio bajo. Aquí se encuentran máquinas totalmente automáticas, sin integración WiFi, con  MP de entre 10 y 12 MP.
  • Entre 160-220 €: precio medio. Las máquinas de esta gama son automáticas, con integración WiFi o Bluetooth y un mayor número de MP, entre 12 y 14.
  • Alrededor de 300 €: precio elevado. Aquí encontrarás las máquinas más completas, con selección manual de imágenes, integración WiFi y GPS e integración con  MP de 14+.

¿Cuál es la mejor cámaras acuática del 2018?

Modelos recomendados_

Cámara de fotos acuática Nikon COOLPIX W300

Cámara de fotos de agua, con buena relación calidad precio, robusta, sumergible 30 metros y buenas prestaciones bajo el agua.

  • Sensor óptico CMOS
  • Batería Litio Ion
  • Zoom digital 4x
  • Zoom óptico 5x
  • Pantalla TFT 3 pulgadas
  • Resolución 16 megapíxeles
  • Rango ISO 125, 200, 400, 800, 1600, 3200, 6400
  • Apertura máxima f/21,5
  • Distancia focal máxima 21,5
  • Velocidad máxima del obturador 25 segundos
  • Altímetro
  • Barómetro
  • Estabilizador de imagen
  • Resistente a la congelación
  • Resistente a los golpes
  • Resistente al polvo
  • Autofocus
PROS:
  • Baja a 30 metros de profundidad
  • Batería de larga duración
  • Pantalla claramente visible en todas las condiciones
  • Una multitud de ajustes para fotos y películas
CONS:
  • Ninguna destacable

Ver AQUÍ Todas las Opiniones

Nikon COOLPIX W100

  • Sensor óptico CMOS
  • Batería Litio Ion
  • Zoom digital 4x
  • Zoom óptico 3x
  • Pantalla TFT 2,7 pulgadas
  • Resolución 13,2 megapíxeles
  • Rango ISO 125, 1600
  • Apertura máxima 5,9 milímetros
  • Distancia focal máxima 12,3
  • Velocidad máxima del obturador 25 segundos
  • GPS
  • Estabilizador de imagen
  • Micrófono incorporado
  • Autofocus
PROS:
  • Baja a 10 m de profundidad
  • Excelente robustez
  • Muy fácil de usar
  • Fotos subacuáticas de excelente calidad
CONS:
  • Fotos nocturnas de baja calidad
  • Zoom débil y oscuro

Ver AQUÍ Todas las Opiniones

Fujifilm FinePix XP90

  • Sensor óptico CMOS
  • Batería Litio Ion
  • Zoom digital 2x
  • Zoom óptico 3x
  • Pantalla LCD 3 pulgadas
  • Resolución 16,4 megapíxeles
  • Rango ISO 100-6400
  • Apertura máxima f/3,9
  • Distancia focal máxima 140 milímetros
  • Velocidad máxima del obturador 1/2000 s segundos
  • Autofocus
PROS:
  • Baja a 15 m de profundidad
  • Múltiples configuraciones y opciones para fotos y vídeos
  • Excelente foto con buena luz
  • También se puede controlar remotamente
  • Perfecta estanqueidad al agua
CONS:
  • Poca autonomía

Ver AQUÍ Todas las Opiniones

Olympus TG-5: Ideal para Submarinismo

  • Sensor óptico CMOS
  • Batería Litio Ion
  • Zoom óptico 3x
  • Pantalla LCD 3 pulgadas
  • Resolución 12 megapíxeles
  • Rango ISO 100, 12800
  • Estabilizador de imagen
  • Apertura máxima f/22
  • Distancia focal máxima 100 milímetros
  • Velocidad máxima del obturador 4 segundos
  • Autofocus
  • Brújula electrónica
  • Resistente al agua
  • Resistente al polvo;
PROS:
  • Baja a 45 m de profundidad
  • Sensor de imagen de alta velocidad y alta sensibilidad
  • Datos GPS, brújula, manómetro y temperatura vinculados a fotos y videos
  • doble cristal de protección
  • modo Pro Capture con el que se registran unas cuantas imágenes antes y después de pulsar el disparador.
  • conexión WiFi
CONS:
  • No es la más cara del mercado, pero hay que estar dispuesto a gastar un poco más que otros modelos

Ver AQUÍ Todas las Opiniones